PON CALOR AL CORAZÓN

A menudo nos encontramos con situaciones en las que tenemos dos opciones, poner el corazón o dejarlo congelado. Podemos colaborar o no colaborar cuando piden nuestra ayuda; dejar que otros carguen con lo pesado del trabajo; relacionarnos con los demás por interés o de verdad; no visitar a quien está solo o hacernos presentes; no consolar al triste o escuchar y animarlo en su pena; criticar o cortar con las habladurías. En definitiva, ponernos en el lado oscuro, en lugar del lado de la luz. Vivir nuestro corazón o mostrarnos fríos.

 La Navidad, este año nos pide poner el acento en la responsabilidad de unos con otros. Esta Navidad, la actitud de responsabilidad marcará la diferencia. La Navidad es lo que es la Navidad: humanidad, más humanidad. Familia, más familia. Amistad más amistad. Más todo de verdad.

Poner calidez en las situaciones de frialdad, compañía en la soledad, agradecimiento y no engreimiento.

Podemos tener gestos pequeños, deseos de bien para las personas que forman parte de nuestra vida. Os propongo poner de vuestra parte, con una actitud positiva y colaborativa en un gesto simbólico. ¿Hay algo más duro y frío que una piedra? Pues os invito a coger una piedra, y vamos a pintarla y poner nuestro nombre. También podemos pintar otras para regalar, con el nombre de los demás, o con una frase que exprese deseos para esa persona o gratitud. Te dejo algunas fotos de ejemplo. Con las piedras formaremos un mosaico común que nos ayudará a celebrar desde el corazón esta Navidad, y ser fuerza y esperanza en estos momentos tan difíciles. Feliz preparación a la Navidad.

Un comentario en “PON CALOR AL CORAZÓN

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s