SER AGRADECIDO CONDUCE A LA PAZ

Ser agradecido conduce a la paz. Las personas agradecidas, son capaces de ver más allá de las apariencias. Las dificultades, se convierten en oportunidades. Ser agradecido empieza por ver los corazones de otras personas, aunque ellas no se los vean a sí mismos.

Ser agradecido es darle valor a todo lo bueno que hay en tu vida. Respirar, sentir el latido de tu corazón, tener la oportunidad de recuperarte y renovar fuerzas cuando estás cansado. Poder tener agua caliente directa en casa para recibir una ducha renovadora. Tener la oportunidad de estudiar, leer, aprender. El sol, la lluvia, el mar…

Hay personas que no tienen una vida fácil, porque nacen en un contexto familiar y social muy nefasto. Esas personas, supervivientes, si es este tu caso, no dan por supuesto el amor de sus padres. Aprenden a centrarse en lo que les da valor por sí mismos. Formación, lectura, estudios, su interior, su espiritualidad, su fe, Dios. Si te centras en tu interior, verás que aún en las dificultades de la vida estás habitado de bondad, de fuerza, de amor.

Más allá de sentirte destrozado/a, emerge una fuerza en ti. Esa capacidad de superación, de sacar fuerza en la flaqueza. Aprende a valorar eso que a ojos de muchos pasa desapercibido.

 La fuerza interior, te conducirá directamente a vivir por ti mismo y a valorar cualquier gesto de bondad que recibas de otras personas. Quizá no sean tu familia, pero cada palabra, cada sonrisa verdadera te dará esperanza. Si valoras las cosas pequeñas de cada día, estarás construyendo sobre roca, y tendrás vida, serás feliz en cualquier tempestad de la vida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s