SER AGRADECIDO CONDUCE A LA PAZ

Ser agradecido conduce a la paz. Las personas agradecidas, son capaces de ver más allá de las apariencias. Las dificultades, se convierten en oportunidades. Ser agradecido empieza por ver los corazones de otras personas, aunque ellas no se los vean a sí mismos.

Ser agradecido es darle valor a todo lo bueno que hay en tu vida. Respirar, sentir el latido de tu corazón, tener la oportunidad de recuperarte y renovar fuerzas cuando estás cansado. Poder tener agua caliente directa en casa para recibir una ducha renovadora. Tener la oportunidad de estudiar, leer, aprender. El sol, la lluvia, el mar…

Hay personas que no tienen una vida fácil, porque nacen en un contexto familiar y social muy nefasto. Esas personas, supervivientes, si es este tu caso, no dan por supuesto el amor de sus padres. Aprenden a centrarse en lo que les da valor por sí mismos. Formación, lectura, estudios, su interior, su espiritualidad, su fe, Dios. Si te centras en tu interior, verás que aún en las dificultades de la vida estás habitado de bondad, de fuerza, de amor.

Más allá de sentirte destrozado/a, emerge una fuerza en ti. Esa capacidad de superación, de sacar fuerza en la flaqueza. Aprende a valorar eso que a ojos de muchos pasa desapercibido.

 La fuerza interior, te conducirá directamente a vivir por ti mismo y a valorar cualquier gesto de bondad que recibas de otras personas. Quizá no sean tu familia, pero cada palabra, cada sonrisa verdadera te dará esperanza. Si valoras las cosas pequeñas de cada día, estarás construyendo sobre roca, y tendrás vida, serás feliz en cualquier tempestad de la vida.

VIVIR SENCILLAMENTE LO PEQUEÑO

Son muchas veces las que me han preguntado por el Misterio de María como Madre de Jesús por acción del Espíritu Santo. Preguntas altivas con retintín. Son preguntas que no buscan respuestas sino la burla de quien se cree en posesión de la verdad. Entonces en silencio miro e invito a revisar en la propia vida los milagros del amor. Sabemos mucho de ciencia, aún seguimos descubriendo más universos…sabemos que no lo sabemos todo, pero seguimos creyendo desde nuestra ignorancia que somos dueños y señores de todo. La actitud de gallardía nos quita la sonrisa, nos separa de la sencillez y de la comunicación sincera con los demás. No pueden entender los que no quieren escuchar, no pueden entender los milagros en silencio de la vida los que van con la mirada altiva. La altivez de los jóvenes que repiten frases y actitudes de adultos, endurecidas y sobrados me cuestionan.

Hay otros que no preguntan porque su corazón bondadoso si sabe de lo sencillo, lo pequeño, lo bonito del amor que no hace ruido. Así es el verdadero amor, transparente, silencioso, como la sonrisa de un amanecer, como la suavidad de la brisa. Así es Dios. Así son los milagros.

Todos conocemos a alguien que alguna vez nos miró con ternura, nos explicó con dulzura, nos acogió en su corazón, todos podemos hablar de los sencillos milagros de la vida, pero grandes para el alma, que nos llenan de esperanza. El milagro es abajarse, comprender en el silencio que para el amor no hay nada imposible.

Tenemos derecho a comprender y a saciar nuestro deseo de conocer La Verdad, pero para comprender hay que abajarse, reconocer que no sabemos y ponernos a escuchar más allá de nuestra lógica limitante. No se puede comprender lo que no se quiere. No se puede revelar en ti lo que no deseas.

Por eso mi invitación es a dejar que en tí ocurran milagros, y después en el camino, hablamos de los misterios de la vida. Y quizá después entendamos que una joven de 13 años destacó por su limpieza de corazón, por su sencillez y que fue madre imprevisiblemente. Quizá después entendamos que para Dios, el amor no tiene fronteras, ni limites, no sigue las leyes de la ciencia en numerosas ocasiones. Ante el amor solo cabe dejarse llenar y entonces quizá vibremos en la frecuencia de la comprensión y la admiración. Y entonces quizá agradezcamos la propia vida y hagamos de nuestra vida un milagro. Date tiempo, si buscas de corazón, todo llega.

QUE EL TEMOR A FALLAR NO TE IMPIDA JUGAR

El temor a fallar, nos impide muchas veces intentar hacer cosas. Todo el mundo que quiere conseguir algo, tiene que trabajar duro y esforzarse. Otras veces es el miedo a lo que piensen de nosotros, lo que hace que no nos mostremos como somos.

Ahora es el momento de la verdad, no podemos dejarnos llevar por el miedo a fallar, o no ser como los demás esperan de nosotros. Nuestro objetivo en la vida no es caerle bien a la gente. Nuestro objetivo es ser nosotros mismos y llevar a cabo, aquello a lo que nos sentimos llamados. El miedo es normal, pero no puede mandar en nuestra vida.

¿Qué es aquello que todavía no intentas por miedo a ser rechazado?¿Qué es aquello que aún no haces por falta de confianza en ti?. Ahora es el momento, rompe con los temores y sigue hacia adelante. Que nadie detenga tu camino. No vivas los sueños de otros, vive los tuyos y cree en tus posibilidades…

SOÑAR DESPIERTOS

Soñar despierto es brindarte la oportunidad de conectar con tu alma…Es un ejercicio de visualización. Consiste en verte con perspectiva de futuro, ¿cómo te gustaría que fuera tu vida dentro de 20 años?. O ¿qué tipo de persona quiero ser? ¿Qué cualidades me veo desallorando? ¿Cómo me veo en mis relaciones? ¿Qué me veo aportando a la sociedad para que sea una sociedad mejor?…seguir leyendo

Atrapa tus sueños

Para saber a dónde vamos, y ser felices, necesitamos conocer qué es lo que me hace feliz. Aquello que nos hace feliz, nos constituye, nos transforma. Nos convertimos en aquello por lo que vivimos y para lo que vivimos.

Si el amor es lo más importante para ti, harás actos que te aporten amor y te hagan sentir amor. ¿Cuáles son tus sueños? ¿Qué es aquello que sientes que en la vida te aporta felicidad? ¿Cómo podrás llegar a ser más feliz?

¿Cuáles son los obstáculos que te encuentras en la vida para ser feliz? ¿La felicidad viene de fuera o de dentro de ti?

seguir leyendo

CREE EN TI Y VOLARÁS

Después de un año diferente por duro y difícil, podemos decir que cuando afrontamos dificultades, nos reinventamos y maduramos. Como la flor de un árbol se va convirtiendo en una fruta hasta estar a punto para comer, las personas vamos creciendo en cada etapa de nuestra vida. A veces he sentido que tirábamos de un carro, cuesta arriba, en la confianza de que era lo que debíamos hacer. La otra opción era detenerse. Hemos llegado al final de una etapa y ha merecido la pena. ¿En qué has crecido como persona?.

Empezar un camino hacia tu interior

En realidad ya has comenzado. ¡Si! Hay muchas ocasiones en las que sin darte cuenta has experimentado la calma, la alegría, la amistad, el calor del hogar, la maravilla de la naturaleza. En esas ocasiones experimentas positividad y vida dentro de ti. Eso alimenta el alma o el corazón, como prefieras llamarlo.

Todos los seres humanos, cuando estamos rodeados de personas positivas y amorosas, y en entornos armoniosos, experimentamos el gusto por vivir y vivir con los demás.

Esas experiencias de habitar nuestro interior conectados con los demás y la vida, podemos provocarlos. Es decir, hacer que se produzcan con frecuencia en nuestro corazón. Hay muchos caminos para conectar con el interior. En esta ocasión te propongo realizar un mandala.

Mandala es una palabra que en sánscrito significa círculo sagrado y son utilizados para meditar. Es un símbolo circular que conduce hacia la atención concentrada. Al observarlos y al realizarlos, inspiran armonía y pueden ayudarnos a conseguir sensación de calma, de unidad de nuestra mente con nuestro corazón.

Estas experiencias únicas, forman parte de la espiritualidad y dan lugar a las religiones como el Hinduísmo, el Budismo, Confusionismo y Taoísmo.

La religión Cristiana considera la interioridad, el silencio, el contacto con la naturaleza, la oración, las celebraciones como medio para alimentar el alma y el corazón pero porque ayuda a ponerse en contacto con Dios conectar con el corazón. Las religiones monoteístas son religiones de Revelación, de encuentro con Dios que es un Ser personal y no solo un momento de paz. Los momentos de paz pueden ayudar, pero hay más medios. Las propias experiencias de la vida, las relaciones con otras personas pueden ser un camino para conocerlo. Cada persona hace su propio camino. Te invito a recorrer tu interior y a dejarte sorprender por lo que habita tu corazón.

Actividad para interiorizar

  1. Realiza un Mandala inspirándote en tu color favorito o el lugar de la naturaleza en el que alguna vez has experimentado calma o paz. Juega con los colores, que sean armoniosos, que en su conjunto creen armonía. Deja que fluya el color y deja que tu mente no piense tanto.
  2. Cuando termines, ponle un nombre a tu dibujo y lo firmas.
  3. ¿Por qué le has puesto ese nombre?
  4. Busca el significado de los colores que has utilizado. ¿Están relacionados con lo que has experimentos mientras coloreabas?
  5. ¿Qué dificultades has experimentado para dibujar un mandala? Esas dificultades pueden venir porque intentas hacer algo perfecto, o porque experimentas inseguridad, falta de confianza en ti…Atreveté, confía en tu intuición, no lo pienses demasiado. Vence los miedos.

PON CALOR AL CORAZÓN

A menudo nos encontramos con situaciones en las que tenemos dos opciones, poner el corazón o dejarlo congelado. Podemos colaborar o no colaborar cuando piden nuestra ayuda; dejar que otros carguen con lo pesado del trabajo; relacionarnos con los demás por interés o de verdad; no visitar a quien está solo o hacernos presentes; no consolar al triste o escuchar y animarlo en su pena; criticar o cortar con las habladurías. En definitiva, ponernos en el lado oscuro, en lugar del lado de la luz. Vivir nuestro corazón o mostrarnos fríos.

 La Navidad, este año nos pide poner el acento en la responsabilidad de unos con otros. Esta Navidad, la actitud de responsabilidad marcará la diferencia. La Navidad es lo que es la Navidad: humanidad, más humanidad. Familia, más familia. Amistad más amistad. Más todo de verdad.

Poner calidez en las situaciones de frialdad, compañía en la soledad, agradecimiento y no engreimiento.

Podemos tener gestos pequeños, deseos de bien para las personas que forman parte de nuestra vida. Os propongo poner de vuestra parte, con una actitud positiva y colaborativa en un gesto simbólico. ¿Hay algo más duro y frío que una piedra? Pues os invito a coger una piedra, y vamos a pintarla y poner nuestro nombre. También podemos pintar otras para regalar, con el nombre de los demás, o con una frase que exprese deseos para esa persona o gratitud. Te dejo algunas fotos de ejemplo. Con las piedras formaremos un mosaico común que nos ayudará a celebrar desde el corazón esta Navidad, y ser fuerza y esperanza en estos momentos tan difíciles. Feliz preparación a la Navidad.

¿LIBRES O ALIENADOS?

A menudo pensamos, equivocadamente, que ser libres es poder hacer lo que nos da la gana en cualquier momento. Ese concepto de la libertad, nos llevaría a un mundo caótico. No todo lo que nos apetece hacer es lo que más nos conviene en cada caso. La libertad es más bien crecer y avanzar con sentido y orden.

No todas las cosas que nos gustan hacer, tienen el mismo orden de importancia, ni nos aportan lo mismo, ni tienen el mismo peso. Por ejemplo, pasar la tarde viendo películas y comiendo palomitas, está bien en ciertos momentos. Pero si pasamos el día tirados en el sofá viendo películas y comiendo palomitas, durante años…nos convertimos en eso mismo que hacemos. Tener aspiraciones, sueños, responsabilidades nos da sentido y nos marca un ritmo en la vida. Tendemos a relajarnos, a buscar lo fácil, lo cómodo, lo que no me moleste. Pero en realidad, dejarnos vivir de brazos caídos nos aliena. La alienación es el camino más directo a la pérdida de sentido a la falta de libertad. ¿Estás de acuerdo?.

Resurgir y vivir

Escuchamos decir a menudo, que lo que no te mata te hace más fuerte. También es habitual escuchar cuando pasamos por malos momentos:  ¡resurgiré de mis cenizas, como el Ave Fénix!.

Conocer las distintas civilizaciones y sus relatos, nos abre a las diferentes formas en que las personas hemos ido explicando y dando respuestas a las preguntas sobre el sentido de la vida. Preguntas que todos nos hacemos cuando la vida nos presenta sufrimiento y dificultades, o cuando las personas nos sorprenden por su generosidad y entrega; o por todo lo contrario, por su ira desmedida y su forma de hacer sufrir a los demás.

Los mitos, no son historias sin más, siguen un esquema lógico, en un intento de transmitir los valores que engrandecen al ser humano; y un rechazo a lo que nos denigra: violencia, traición, engaños.  

Las religiones politeístas surgidas en la antigüedad, merecen que entremos en la comprensión de su reflexión. En este contexto del politeísmo y otras religiones, surge en cristianismo. Será necesario para comprender su novedad.

El Amor incondicional, el respeto por cada persona independientemente de su condición, hace del cristianismo algo nuevo que transforma la vida. Cada persona es un tesoro, llamada al desarrollo pleno de sus capacidades, priorizando siempre la capacidad de amar. El Cristianismo le cambió la vida radicalmente a quienes hacían depender su vida de la suerte, de los dioses, o de la energía de la naturaleza. Cambia la vida a quienes hacen depender su vida de la opinión de los demás, de los éxitos académicos o profesionales.

Resurgir de las dificultades, reinventarnos, hacer el esfuerzo de avanzar cada día nos engrandece y nos hace centrarnos en lo que realmente importa. ¡Resurgimos en cada paso!. ¿Depende nuestra vida de la suerte? ¿Depende del buen uso de nuestra libertad?. Resurgimos cuando tomamos la responsabilidad de nuestra vida en nuestras manos.

Para interiorizar y avanzar:

  1. ¿Consideras que eres libre?
  2. ¿Qué te hace decir eso? Pon ejemplos en los que a lo largo del día te sientes libre.

Cultura y patrimonio humanizador:

  1. Investiga en la historia personajes que son ejemplo de libertad, y explica por qué te parece que lo fue o lo es.
  2. Busca simbolos de libertad para distintas civilizaciones o pueblos.

.

FORTALEZA INTERIOR

La fortaleza es una capacidad que tiene el ser humano que en ocasiones nos sorprende. La historia personal nos va trayendo acontecimientos inesperados, que superamos más allá de lo que cabría esperar.

También hay una historia común que nos toca compartir con nuestros contemporáneos. Hechos inesperados como la que actualmente vivimos. Aprendemos a resituarnos de nuevo. Esa capacidad de usar la inteligencia para adaptarse y luchar juntos, es fortaleza. Cuando muchas personas reman en la misma dirección, la fortaleza es más intensa¿Tienes experiencia de esto?.

La historia de la humanidad, merece ser mirada buscando esté tipo de personajes que ayudaron tanto a todos en momentos duros. No somos los primeros en la raza humana que tienen que unirse para remar a favor de todos. Tampoco es la primera vez que la vida humana es amenazada por un virus. Conocer la historia de otras generaciones y ver como hicieron ellos, qué les ayudó, nos hace aprender y alimenta nuestro interior. Aprender a vivir en las dificultades, nos hace más fuertes y verdaderos si somos humildes. Nos hacemos fuertes, humanos y sensibles si sabemos vivirlo y no huir.

La historia de una parte de la humanidad, viene contada en grandes relatos mitológicos. No son libros de historia, pero partiendo de la historia, y de los errores y aciertos humanos, nos contaron historias impactantes para aprender a vivir.  Los libros sagrados de todas las religiones, contiene historias de fortaleza interior. La Biblia, que contiene 73 libros, recoge los relatos, con diversidad de géneros literarios, de grandes personajes que remaron a favor de la humanidad en tiempos difíciles de escasez, hambre, esclavitud, arrogancia, crueldad y poder desmedido. Podemos conocer los libros de la Biblia desde el punto de vista literario, pero es mucho más interesante llegar hasta los valores que contiene. El soporte literiario, siempre es un medio, como en cualquier libro. Leer historias legendarias de personas fuertes nos nutre, nos alimenta, nos fortalece. Además de acceder directamente al gran bagaje cultural que la historia nos aporta.

He querido que comencemos este mes de septiembre un trabajo centrado en la fortaleza interior porque los momentos que atravesamos, han de ser vividos con sentido, y procurando ir a lo esencial para no agotarnos en el camino. Hacer uso de las propias fuerzas, teniendo en cuenta que somos limitados, es un ejercicio de la libertad y la inteligencia. Poner al servicio de la vida la energía y la fuerza de la que se dispone, nos conduce a poder mantenernos más tiempo en equilibrio. Un camino que se presenta difícil. Rememos todos a una a favor de la Vida. Juntos somos más fuertes.

I. Para interiorizar:

  1. ¿Tienes experiencia de superar dificultades?.
  2. ¿Qué te ayudó a mantener la fuerza?
  3. ¿Hay alguna actitud tuya que favoreció el superar esa dificultad?.
  4. ¿Qué aprendiste de ti en ese momento?.
  5. ¿En qué creciste?
  6. Busca una imagen que simbolice la fuerza interior en ti y explica por qué la has elegido.

II. Cultura humanizadora

Del símbolo al corazón, del corazón al símbolo

  1. Busca la representación simbólica de la fortaleza en los mitos.
  2. Busca la representación de la fortaleza en la iconografía cristiana.
  3. Busca la representación de la fortaleza en la iconografía egipcia.

RESISTIMOS 2020

Ha llegado el momento de dar las gracias, y no se me ha ocurrido otra idea que hacerlo editando un video con una selección de trabajos que han realizado mis alumn@s durante el confinamiento. Me he emocionado con vuestro esfuerzo, con vuestra ilusión y con esas ganas que tenéis de vivir de verdad y libres. Espero que os guste, y disculpad porque sé que he dejado fuera muchos trabajos que bien merecían estar visibles. En mi corazón están y estáis. Nunca olvidaré esta experiencia de estar al otro lado, intentando que todo fuera un poquito más fácil para vosotros. Si he conseguido algo de esto, era la intención.

Gracias familias, sin cuya presencia todo hubiera sido más difícil por no decir imposible. Educar es una tarea maravillosa.

Nunca olvidéis que la fuerza está en el interior, porque todo lo demás es cambiante, nada es siempre igual. Pero el amor que ponemos a la vida y a las cosas que hacemos, eso siempre queda, eso nunca se olvida. Eso es eterno y llena de felicidad, a quien puede vivirlo.

Ser feliz no significa que no haya dificultades, sino que aún con ellas somos capaces de encontrar el sabor de lo bueno de la vida. Buen descanso merecido.